segu

El Sexto Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto reconoce el retroceso en el combate a la violencia en el país. Mientras los homicidios superaron ya los niveles del sexenio pasado, hay otros delitos graves donde el avance es mínimo o inexistente.

 

Esto, pese a que el gasto en seguridad ya sobrepasó a los de las anteriores administraciones.

 

Y aunque el documento niega que el país se encuentre en una “crisis generalizada” de inseguridad, sí reconoce que en el 83 por ciento de los municipios hay menos de 50 policías.

De hecho, hay más de 600 municipios en México sin un solo agente. De ahí que el gobierno considere imposible prescindir del apoyo del Ejército y la Marina en tareas de seguridad pública para los próximos años.

 

De acuerdo con los datos plasmados en el informe, durante 2017 la tasa de homicidios dolosos en el país fue de 20.5 casos por cada cien mil habitantes, superior a la del último año del sexenio pasado (2012), que fue de 18.3 asesinatos.

Aunado a esto, el informe destaca que delitos como los robos en carretera con violencia crecieron de 2.1 casos por cien mil habitantes en 2012, a 3.3 casos en 2017.

 

Los robos con violencia en general, tuvieron un descenso mínimo al pasar de 191 casos a 188 por cien mil habitantes, en el referido periodo. Los secuestros bajaron marginalmente. de una tasa de 1.2 a 0.9 casos.

 

¿Por qué se han incrementado los homicidios?

 

El informe reconoce causas externas e internas detrás del repunte de la violencia.

 

En el lado de las causas externas sostiene, como ejemplo, el aumento de la demanda de drogas en los Estados Unidos – principalmente derivados del opio –, combinado con el “creciente” flujo de armas de alto poder y dinero a los cárteles desde ese país a México.

 

En cuanto a los motivos internos, el gobierno de Peña Nieto sostiene que pese a que las grandes estructuras criminales han visto acotada su presencia y organización por la caída de varios de sus líderes, estas han diversificado sus actividades criminales y han recrudecido la disputa elevando la violencia.

 

El informe destaca además que hay una “enorme disparidad entre las capacidades policiales de las instituciones federales y locales”, es decir, señala que las fuerzas locales de policía no se han desarrollado lo suficiente, situación grave ya que la mitad de los homicidios (según el documento) son producto de delitos locales.

 

“Las organizaciones de la delincuencia organizada, han ampliado su espectro de acción criminal, lo que explica el aumento de los índices de incidencia en otros delitos de alto impacto, tan graves como la extorsión y la trata de personas, entre otros; no obstante que delitos como el secuestro se han logrado contener. Como se describe previamente, entre las causas estructurales hay responsabilidades de los distintos poderes y órdenes de gobierno”, señala el informe.

 

Pocos policías pese a gasto histórico

 

El Sexto Informe de Gobierno destaca como una situación delicada la falta de policías locales en el país.

 

Indica que hay 651 municipios que carecen por completo de una fuerza policial propia, mientras que hay otros 1400 que cuentan con menos de 50 policías cada uno.

 

Lo anterior significa que en 8 de cada 10 municipios de México no se cuenta siquiera con un número suficiente de policías locales.

 

Y como ocurrió en el informe pasado, el gobierno de Peña Nieto recuerda que envió al Congreso una iniciativa para que se crearán 32 corporaciones de policía única por estado, eliminando así a las fuerzas locales, sin embargo, dicha iniciativa no se ha aprobado.

 

Esta debilidad en las instituciones de seguridad y repunte de los homicidios en el país ocurre pese a las cantidades históricas de dinero que se han gastado.

 

“Desde el inicio de la administración el Gobierno de la República respaldó el fortalecimiento de las capacidades institucionales de las policías estatales y municipales. En este sexenio, se han transferido más de 80 mil MDP a las autoridades locales para modernizar las instalaciones, los equipos y el armamento de sus corporaciones policiales, lo mismo que para promover la capacitación de su personal y dignificar su labor”, indica el informe.

 

De acuerdo con sus cifras, esta inversión realizada es 23.7 por ciento mayor que la del sexenio de Felipe Calderón cuando se transfirieron 64 mil millones a los estados, y es 218 por ciento superior respecto a los 25 mil millones transferidos en el gobierno de Vicente Fox.

 

Fuente: Animal político

Facebook