Benjamín Gil no será manager de Tomateros

COLUMNA PALCO PREMIER DEPORTES JORGE LUIS TELLESok

  • Dimitió por razones personales y familiares
  • Su reemplazo quedará definido a la brevedad

Tras la información oficial, proporcionada por el presidente ejecutivo del club Tomateros de Culiacán, Héctor Ley López, una gran duda afloró entre todos los cronistas deportivos presentes en la conferencia de prensa de ayer, en el auditorio “Toñico Pineda” del estadio Tomateros.

¿Renuncia voluntaria? ¿Despido? ¿Falta de coincidencias en el arreglo para la próxima temporada de la Liga Mexicana del Pacifico?

El propio Benjamín Gil, ahora ex manager del equipo local, dio a conocer los motivos de su renuncia: dedicar más tiempo a la familia; atender los negocios personales; apoyar a su hijo en su incipiente carrera, ahora que ya firmó contrato de Ligas Menores con una organización de la gran carpa.

Como periodistas que son, los cronistas deportivos – entre jóvenes y veteranos – tienen todo el derecho del mundo a dudar y cuestionaron: ¿por qué ahora, cuando ya falta menos de un mes para el inicio de los entrenamientos y dos para el inicio de la nueva campaña?

De entrada, no se tragaron lo de la renuncia y cada quien, lo que se vale, se quedó con sus especulaciones y también con su propia verdad.

En fin.

= GIL SEGUIRA COMO ASESOR DEPORTIVO =

Y bueno.

Lo cierto es que el ambiente imperante en la conferencia de prensa de ayer no era el de un rompimiento entre un equipo con su manager; en este caso, el manager campeón.

El mismo Benjamín Gil lo explicó y cuando lo hizo se le observó sonriente, optimista, en medio de una excelente relación con la directiva guinda, que encabeza Héctor, el menor de la dinastía de los Ley López.

Y Héctor lo negó una y otra vez, en tono concluyente, al informar, incluso, que Bengie se quedará dentro de la organización en calidad de asesor deportivo y que su campo de acción será bastante amplio: todas las ligas menores de los Estados Unidos, en búsqueda de nuevo material o en seguimiento a los peloteros de Tomateros.

Todo en muy buenos términos, se dijo una y otra vez.

Y es que, la verdad de las cosas es que tuvo que haber sido así – renuncia por razones ajenas a la voluntad – toda vez que no existe ninguna razón para un eventual despido, máxime que Benjamín Gil levantó, apenas a fines de enero pasado, en la ciudad de Navojoa, el trofeo de campeón.

Precisamente fue en esos días (entre el último de la campaña y el arranque de la Serie del Caribe en la ciudad de Guadalajara) cuando se puso en duda la permanencia de Gil como timonel de la nave guinda, a causas de algunas declaraciones totalmente fuera de lugar en contra de los equipos a los que se enfrentó en la postemporada, acompañada con señales obscenas y denigrantes, que fueron grabadas por los medios de comunicación.

Eso genero una reacción pública de algunos directivos –como el de Mexicali, por ejemplo -; se le impuso un castigo económico a Benjamin y se especuló sobre el posible fin de su ciclo como manager con Tomateros de Culiacán.

Sin embargo no fue así.

Gil fue ratificado para estar al frente del equipo en la Serie del Caribe y concluido este evento la directiva lo ratificó como estratega del club local.

Aquel desplante de Benjamín, originado por su euforia tras ganar la peleadísima serie final, no fue motivo para su salida de Culiacán; pero, a final de cuentas, ahí está un hecho ineludible: ya no es el manager de Tomateros.

Así de fácil.

= SE BUSCA MANAGER =

Bien.

Lo critico de este asunto – de algún modo hay que llamarle – es que a menos de dos meses del inicio de una nueva temporada, el equipo campeón, Tomateros de Culiacán, no tiene manager para el nuevo reto.

Lo que si tiene es un larga lista, de cuando menos diez prospectos, del que surgirá el nuevo estratega para el equipo guinda.

Y hay de todo.

Para todos los gustos: jóvenes y veteranos; mexicanos y extranjeros; nuevos para la Liga Mexicana del Pacifico y con experiencia en este beisbol. Como suelen decir: de chile, limón y manteca.

El elegir a un manager, en estas condiciones, no será problema mayor.

El problema podría venirse a fines de octubre, principios de noviembre, si este manager – especialmente si es extranjero y tantito peor si lo traen de los Estados Unidos – no se acomoda al ambiente y al estilo del equipo y no entrega buenos resultados al término de la primera vuelta, lo que es fundamental para garantizar la calificación a los “play offs”.

El grupo se reducirá a una terna y de esa terna saldrá el nombre del manager.

Eso sí: tiene que ser rápido porque el tiempo apremia y ya ve usted, estamos a menos de un mes de la apertura de los campos de entrenamientos en todas las plazas del circuito invernal.

Pendientes pues.

= COLOFON =

Y a manera de colofón.

Solo para despedirnos de usted, amigo aficionado e invitarlo a que lea esta columna en www.tomateros.com, así como en el portal www.jorgeluistelles.com, donde encontrará usted la colaboración de Fernando Ballesteros, Alberto Camacho Sarabia, Fausto Castaños y Antonio Velázquez.

Y nos vamos ya, con nuestros deseos de siempre:

Que Dios los bendiga

Facebook