columna juan manuel partida circular

 

Habíamos ya comentado en redes sociales y fue noticia en distintos medios el nombramiento por parte del alcalde Jesús Estrada Ferreiro de la esposa de un regidor como Directora del Instituto Municipal de las Mujeres.

Guadalupe Raquel de la Paz Aguirre es la nueva titular de esta dependencia, y es esposa del regidor morenista Óscar Manuel Uribe Padilla.

Cuestionado al respecto, el presidente municipal rechazó que exista ilegalidad porque la funcionaria no es pariente de él.

El problema es que la Ley de Gobierno Municipal del Estado de Sinaloa señala con mucha claridad que son gobierno no nada más el presidente municipal, sino también quien ocupe el cargo de síndico procurador y los regidores.

Estrada Ferreiro es el ejecutivo, el que opera; pero gobiernan todos en su conjunto.

Hay nepotismo, pues.

Si don Jesusito hizo ese nombramiento porque es un ignorante de las leyes o porque le valen pura fregada, para el caso es lo mismo.

Pero si alguna duda quedaba sobre lo anterior, queda por completo desechada y se confirma que el presidente municipal se pasa nuestras leyes por el arco del triunfo.

Se ha pretendido guardar como todo un secreto con la orden de que calladitos se ven más bonitos y por eso nadie debe decir absolutamente nada sobre eso, pero confirmamos ayer la información de que Estradita nombró a la esposa de su hijo como Jefa del Departamento de la Cultura del Agua de la JAPAC, por supuesto con sueldo jugoso.

Preguntamos ayer al gerente de la JAPAC, y llamamos también al departamento de prensa para que nos informaran sobre el nombramiento.

No tuvimos respuesta, pero, aunque a propósito eludan responder sobre eso, obtuvimos por parte de trabajadores de la junta de agua la confirmación de que la señora Silvia Ledif Camacho Parra cobra sueldo como jefa del departamento señalado.

Un nepotismo clarísimo que se intenta ocultar, como si con ello se eludiera la violación de la ley.

Una burla descarada y una enorme desvergüenza por parte de quien juró respetar y hacer respetar nuestra constitución y las leyes que de ella emanan.

¿Nos dirá acaso Jesús Estrada que la nuera tampoco es su pariente?

¿Tendrán acaso alguna salida emergente ante el descubrimiento del nepotismo?

¿Dirá otra vez que son puros inventos de los periodistas?

Ya veremos.

Lo que está más que claro es esa doble moral de cacaraquear y presumir respeto absoluto al estado de derecho, con la pretensión de que opere solamente en los bueyes del compadre.

Por lo que a ellos toca, el cinismo a todo lo que da; se sienten intocables, y no les importa hacer una y otra vez el ridículo.

Una pregunta última, en este Altoparlante: ¿en serio no hay nadie en el ayuntamiento o fuera de él que pueda poner orden y ajustar el accionar del gobierno a lo señalado en la ley?

Facebook