columna juan manuel partida circular

 

Expresé previamente en este espacio opiniones positivas para José Manuel Valenzuela “El Chenel”.

A fuerza de ser sinceros tengo que cambiar la percepción que hacia él tengo.

Su vergonzosa traición al partido que lo rescató y lo hizo primero alcalde y luego diputado local termina pintándolo como lo que realmente es: un malagradecido.

Pocas cosas peores hay que esto.

No hay ahora manera de defenderlo con el ya inexistente argumento de que es un político diferente que ve primero por los demás y luego por él mismo.

Su renuncia como diputado del Partido Sinaloense es deleznable y forma parte de una estrategia que disfraza el complot real por parte de quienes ahora tienen el poder político en el Congreso del Estado de Sinaloa.

Si alguien me hubiera anunciado que El Chenel haría una cosa así, lo hubiera tildado de loco.

Pero ya lo vemos en esta nueva etapa de político chicharronero.

Qué pena me da, la verdad.

 

 

ESTAFAS FERREIRO

Me llegaron ayer unas imágenes de la camioneta propiedad del alcalde electo Jesús Estrada Ferreiro estacionada en doble fila por concurrida avenida.

Con la aclaración de que así acostumbra, y que no es la primera vez que se le señala por eso.

Procedí entonces a revisar el estado fiscal del vehículo, con la sorpresa de que don Margarito debe casi cincuenta mil pesos, ya con multas y recargos, por concepto de calcomanía y tenencia vehicular.

Pagó en 2016 al emplacar la unidad, y hasta ahí; nada en 2017 y tampoco durante el presente año.

Seguramente hay muchos casos así.

El problema es que Estradita acaba de reclamar duramente, con la lloradera a todo lo que da, que los ciudadanos no paguen sus impuestos.

Anunció incluso que quitará “privilegios” en descuentos a pensionados, jubilados y discapacitados, en los pagos del predial y los servicios de agua potable.

Casi un tele novelón hizo, con la cara compungida, porque algunos ciudadanos irresponsables y comodinos no paguen sus impuestos.

Y como Condorito… plop.

Debería darle vergüenza ser tan gritón y tan reclamador, y que ni siquiera predique con el ejemplo de hacer lo que a los demás les exige.

A nivel local y hasta en medios “nacionales”, está siendo exhibido como nunca antes sucedió.

Eso le pasa por su cinismo, por su doble moral… y por hocicón.

Mientras tanto, en MORENA parece que decidieron que calladitos se ven más bonitos.

Que no hay manera de defender tanta burrada del próximo presidente municipal, y que vea él cómo le hace para enfrentar su creciente descrédito.

Que le van a recomendar que le baje al protagonismo y se “guarde” hasta finales de mes, pero dudaban si serviría de algo tratar de convencer a un loco de remate.

Facebook