Sistema de impunidad

columna juan manuel partida circular

 

El nuevo sistema penal es un atentado gravísimo en contra de la procuración y administración de justicia.

De manera intencional o resultado de errores mayúsculos, protege de manera excesiva a quienes han incurrido en acciones potencialmente constitutivas de delito.

Cualquier delincuente puede librarse con extraordinaria facilidad del castigo de la ley, gracias a esos absurdos que conocemos como debido proceso.

Pondremos un ejemplo contundente, que ya hemos visto de manera repetida.

Algunos acusados han evadido un juicio en su contra, por el solo hecho de que se hizo pública alguna información sobre una denuncia o averiguación previa.

Dicen los jueces que, porque se señaló el nombre de un imputado como presunto responsable de la comisión de un delito, se violentó el debido proceso y no se respetó la obligada presunción de inocencia.

Y asunto concluido; el proceso judicial se tira a la basura; y como nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito, pues no hay manera de volverlo a acusar.

No importa si el indiciado mató, robó, violó o cometió infinidad de delitos.

Como ya señalamos, ha sucedido más de una vez.

¡Hágame usted el recabrón favor!

No faltan los puristas que alegan que la presunción de inocencia está por encima, pero eluden el hecho de que el hecho de informar que existe una acusación de ninguna manera significa que alguien sea señalado como culpable; son cosas absolutamente distintas.

Digamos que se cometió un robo, y que la parte afectada presenta denuncia formal y señala de manera pública que acudió ante los tribunales en busca de justicia.

Basta que el abogado defensor del ratero filtre anónimamente cualquier información sobre la demanda penal, para que el juzgador resuelva que no se respetó el debido proceso, con la natural exculpación del “presunto” delincuente.

Eso del debido proceso y la obligada presunción de inocencia impactan en el crecimiento de esa lastimosa constante de la impunidad.

Del por qué no corrigen estas claras desviaciones que han dejado en libertad a muchos asesinos y corruptos, la única respuesta que encontramos es la de que a quienes nos gobiernan les importa un carajo, y se la pasan tirándose la bolita.

DEMANDA EN CAMINO

No había lugar en JAPAC para la nuera del alcalde Jesús Estrada Ferreiro, pero le hicieron uno.

Porque se trata de que cobre una buena lana, sin importar que con ello se violente la ley.

La Unidad de Cultura del Agua y Campañas Publicitarias pasó a convertirse en dos departamentos, cada uno con su jefe respectivo.

Así, Silva Ledif Camacho Parra fue nombrada jefa del nuevo Departamento de la Cultura del Agua.

Aclarando que no hay tráfico de influencias ni nepotismo; es puro desinteresado amor a la familia.

Facebook