columna jose luis lopez duarte

 

La propuesta que ha lanzado el PRD de elevar el salario mínimo a 176 pesos diarios, es hoy por hoy la propuesta más recomendable para el gobierno y la iniciativa privada para promover mayor equidad redistributiva de la riqueza y, sobre todo, resarcir el deterior que por décadas ha sufrido la capacidad adquisitiva de los trabajadores.

 

El salario ha sufrido desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari un deterioro tal que lo ha reducido en más del cien por ciento, cuando la estructura de la riqueza nacional se modificó de la que tenía en 1988, basada en 39% el salario, 42% el Estado y 19% la empresa privada, para evolucionar después con la privatización de todo por el salinato y el régimen neoliberal al grado que el salario bajó al 19%, el Estado al 26% y la iniciativa privada subió al 55%, tanto que colocamos a varios hombres entre los más ricos del mundo, como el caso de Carlos Slim con TELMEX.

 

La propuesta que ahora lanza Audómar Ahumada, presidente estatal del PRD, es parte de la campaña nacional que desde el año 2016 propusieron para la Ciudad de México el entonces Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y que asumió el PRD ahora a nivel nacional.

 

El incremento de los salarios para los trabajadores del país es una necesidad reconocida por todos, demandada por muchos y hasta exigida por los gobiernos de Canadá y Estados Unidos al firmar el TLC, por considerar que con salarios bajos como los que existe en México se da una competencia desleal en el comercio internacional por parte de México.

 

La COPARMEX, el presidente electo y su partido MORENA, han coincidido también en esta necesidad, incluso MORENA llegó a coincidir con el PRD cuando en plena campaña electoral AMLO anunciaba un incremento similar al que proponía Mancera y el “Sol Azteca”, pero ahora, junto con COPARMEX, coinciden en que se incremente tan sólo a 108 pesos diarios, representando un retroceso a lo que sostuvieron en campaña y que es lo que puede provocar una dinamización de la economía nacional.

 

Lo que propone AMLO y COPARMEX es tan sólo nivelar los salarios a la pérdida que le provocó la inflación el 2018, pero no propone nada para recuperar las pérdidas históricas y alentar al trabajo como factor decisivo en la economía del país.

 

La propuesta del PRD no sólo es una propuesta de bienestar social y palanca económica, es también un factor de impacto cultural frente a la enorme desigualdad que se ha provocado en la política neoliberal de los últimos 30 años.

Hay quienes piensan que con el gasto público, con programas sociales, se puede resolver este problema y no deja de tener razón, pero eso es parcial y temporal, se trata de reivindicar el precio justo del trabajo, dignificarlo y convertirlo en motor más que en remolque. Ojalá se pueda.

Facebook