columna jorge luis telles circular

= Se añade al general de Mazatlán y al HGC

 

= Garantizada la inversión por más de 700 mdp

 

= Malos síntomas en la relación entre PT y MoReNa

 

= Una realidad la carretera Badiraguato-Parral

 

El gobernador del Estado, Quirino Ordaz Coppel, anunció ayer la construcción de un nuevo hospital público para la entidad: el Pediátrico de Sinaloa y con este serán tres los que se edificarán en este territorio, cuando apenas han transcurrido 20 meses de su administración constitucional.

Este Hospital Pediátrico, cuya realización dio a conocer entre grandes fanfarrias, se sumará al Hospital General de Mazatlán, que ya registra un avance por encima del 50 por ciento y el Hospital General de Culiacán, iniciado recientemente.

El nuevo hospital infantil requerirá una inversión de 709 millones de pesos y se construirá en un terreno anexo al actual, de tal modo que éste no dejará de funcionar, al menos durante el tiempo de construcción del moderno nosocomio. Su capacidad será un 100 por ciento mayor, en cuanto a camas y consultorios e incluirá una sala especial para niños quemados, más la especialidad en hematología, que es la emblema principal del pediátrico.

Y bueno.

Con una cara rebosante de felicidad – y acompañado de su esposa, la señora Rosy Fuentes de Ordaz – el gobernador informó de lo anterior, justo al término de un recorrido sorpresa (fiel a su costumbre) por las instalaciones del Pediátrico, como siempre lleno de pacientes.

Y antes de la pregunta obligada, por la cercanía del final del actual gobierno federal, el mandatario ya lo explicaba:

-Se trata de un compromiso que en su oportunidad suscribió el presidente Enrique Peña Nieto y que hoy comienza a cumplir con los sinaloenses. El hecho de que él concluya ya su mandato no implica un desconocimiento de la promesa. Con la nueva administración, la de Andrés Manuel López Obrador, lo sacaremos sin ningún problema.

Ya entrado en gastos, Quirino ilustró el por qué de la desaparición del Hospital Pediátrico como Organismo Público Descentralizado para su incorporación al sistema estatal de salud fue precisamente para eso: para tener acceso, sin contratiempos, a los recursos federales.

Tecnicismos si usted quiere; pero bien que los haya explicado el gobernador, por aquella de las dudas entre los mal pensados.

Digo.

 

= UN HECHO, LA CARRETERA BADIRAGUATO-PARRAL =

Por cierto.

En esta recta final del periodo presidencial de Enrique Peña Nieto, otra obra que experimenta un avance considerable es la carretera Badiraguato-Parral, gracias al tesón de Héctor García Fox (jefe del centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal), en su gestión conjunta con el gobernador del Estado, Quirino Ordaz Coppel.

De hecho, la mayor inversión ha sido por cuenta del gobierno de Sinaloa; pero corresponderá a la federación el ejercicio de un recurso importante, para conectar la carretera en su zona limítrofe con el vecino estado de Chihuahua: desde la Tuna hasta la línea divisoria con la tierra de los tarahumaras, gobernada hoy día por el Partido de Acción Nacional, en la persona del ex columnista político Javier Corral.

Con esto, la carretera estará técnicamente concluida puesto que, del lado de Chihuahua, ya se llegó a los límites con Sinaloa. O sea: le corresponde a Quirino hacer el resto de la tarea.

Y hay que decir que Ordaz Coppel se ha aplicado a la cristalización de lo que, en un principio, se veía como un proyecto irrealizable, por lo prolongado de su extensión y por la gran cantidad de recursos a invertir. Si la carretera se cuenta a partir de Culiacán son cerca de 500 kilómetros, lo que da una idea de la magnitud de la obra.

Este será el primer eje interestatal hecho realidad en el gobierno de Quirino; el otro lo es la carretera Topolobampo-Chihuahua, con mayor grado de dificultad; pero factible de aquí al 2021.

Ya lo verá usted.

 

= NUBARRONES DE TORMENTA ENTRE PT Y MORENA =

Y mientras.

Con solo el 3. 5 por ciento de la votación total, el Partido del Trabajo tiene cinco curules reservadas para la sexagésima tercera legislatura del Congreso del Estado, a iniciar el primero de octubre venidero; pero su dirigente estatal, Leobardo Alcantar, no está satisfecho: quiere cuando menos una más, que llegaría por el principio de representación proporcional.

Y es que esas cinco diputaciones, por increíble que parezca, las ganó por la vía de la mayoría relativa, con apenas poco más de 46 mil votos.

Hay una explicación: en realidad no fueron triunfos del PT, sino de MoReNa. Y más que de MoReNa, de Andrés Manuel López Obrador, cuyo efecto fue sencillamente impresionante. Sin parangón, sin precedentes y un fenómeno irrepetible, probablemente.

¿Por qué quiere el PT una diputación pluri para su cuenta, para llegar a 6?

Porque, con el 3. 5 por ciento, en efecto, tiene derecho a una curul de esta clasificación; pero esto atenta brutalmente contra el principio de la llamada sobre representación, anteriormente llamada como clausula de gobernabilidad, que es del 8 por ciento.

Esos cinco diputados del Partido del Trabajo representan el 12. 5 por ciento de la composición de la cámara para la nueva legislatura, cuando solo tuvo el 3. 5 por ciento de los votos. La sobre representación, entonces, es tan evidente que por eso no se le asignó una curul más a este instituto político, a la hora de la repartición de las plurinominales.

Eso lo sabe bien Leobardo; pero va por más. Y por eso impugnó la resolución del tribunal electoral ante la sala regional del tribunal electoral del Poder Judicial de la Federación.

En su derecho, el señor Alcantar; pero esto es un síntoma de que si a nivel nacional las cosas no andan del todo bien al interior de los partidos que conformaron la alianza “Juntos Haremos Historia”, aquí tampoco, porque sabe bien que de obtener una curul más – en el poco probable caso de que procede la impugnación – esta se la quitaría justamente a su hermano mayor: el Movimiento de Regeneración Nacional.

Inconcebible, entonces, hasta donde llega el apetito del poder; pero ya ve usted: así están las cosas.

Y pendientes.

 

= LOS CORTOS =

DENTRO de su periodo extraordinario, a todo vapor cierra la sexagésima segunda legislatura del Congreso del Estado, cuyas funciones terminarán precisamente el 30 de septiembre venidero. Ya no habrá nueva sesión solemne, excepto la de la instalación de la nueva legislatura, en la que deberán estar presentes; pero como diputados salientes. Otros serán, por supuesto, los del papel estelar. Así es esto…ORALE.- Y bueno, en la legislatura federal, ya se sabe, el plan de austeridad no llegó a las percepciones salariales de los señores diputados, cuyo sueldo integral será exactamente igual al que devengaban (¿devengaban?) los legisladores anteriores. Cierto, se les quitaron algunas prestaciones adicionales; pero sus percepciones legales serán similares. Esto viene a cuento porque aquí el tema no se ha tocado para nada. Yo no sé si los nuevos diputados estarán conformes con una drástica reducción a sus salarios; pero yo creo que no. El asunto no se ha ventilado para nada en el Congreso y todavía nadie levanta la mano para ello. Ya veremos…OJO.- De manera por demás sorpresiva, Oscar Pérez Barros asumió la titularidad de la Secretaría de Turismo del gobierno del Estado, en sustitución de Marco Antonio García Castro, a quien el gobernador Quirino Ordaz Coppel dio nombramiento como representante del gobierno estatal en la ciudad de México. Algo pasó ahí: había mucha expectativa con García Castro, por sus antecedentes; pero no funcionó al parecer. Pérez Barros es mazatleco, cercano al jefe del Ejecutivo Estatal y ahora al frente de una de las áreas más cuidadas de la actual administración. Será duro para Pérez Barros tener a Quirino como jefe y no como amigo; pero, bueno. Cosas que pasan. Y el que pagó los platos rotos fue Alger Uriarte, gente estrechamente ligada al ex gobernador Jesús Aguilar. Sin comentarios…COLOFON.- Y hasta aquí por hoy. Nos vamos ya, con nuestros deseos de siempre: que Dios los bendiga.

=0=

Facebook