columna ivan

En el actual proceso electoral en Sinaloa la mayoría de los candidatos le han apostado a las redes sociales, así como a una campaña de contacto directo con el ciudadano, ya no se observa la ciudad llena de pendones o propaganda adherida en los postes, los medios de comunicación tradicionales han sido desplazados por facebook e instagram.

 

Las reuniones masivas desaparecieron, para dar paso a las micro reuniones, la sociedad se encuentra desangelada del actuar de la clase política, los debates entre los contendientes han sido un fiasco, de las propuestas pasaron a la diatriba, los señalamientos sin sustento han estado al orden del día, mandando un mensaje al electorado de que hay que pegarle al que lleva las preferencias electorales.

 

Lo más lamentable son los candidatos de relleno, muchos pretendientes a un puesto de elección popular desconocen el cargo que buscan, los debates los exhibieron como unos ignorantes de la función legislativa a quienes buscan un escaño en el congreso del estado.

 

En consecuencia, pudiéramos considerar que este primero de Julio, lo imperativo para los candidatos a un puesto de elección, será la capacidad de maniobra que tengan el día de la votación a través de las estructuras de los partidos, las propuestas de campaña, spots e imágenes en los cruceros quedaran a un segundo plano.

 

Lo que realmente importara será la capacidad de articular estrategias para que acudan los electores a votar a favor de los candidatos de los diferentes partidos, dicho desafío se desarrollara principalmente entre los partidos PRI y PAS. En el caso de los candidatos de morena, se intuye que le apuestan a la ola de Andrés Manuel López Obrador a fin de que los arrope, su estructura territorial en Sinaloa es endeble.

 

La estructura priista cuenta con una amplia trayectoria, sin embargo en la últimas elecciones han perdido capacidad de movilización, sumándole a ello lo desgastado que se encuentra el tricolor entre la sociedad por los excesos cometidos durante la presente administración federal, pudiera rendirle pocos frutos a algunos candidatos del tricolor.

 

Por muchos es reconocido que el PAS a pesar de ser un partido joven, cuenta con una estructura solida y real, misma que ya fue puesta a prueba en la elección pasada logrando obtener 3 presidencias municipales, más de cuarenta regidores y seis diputados locales, de igual manera quedando en algunos lugares en segundo lugar en la votación y a escasos votos de ganarle al PRI.

 

La prueba final en materia de estructura territorial, la presentara el PAS en esta elección, será como la prueba de fuego y si logra sumar en algunos municipios a los operadores del PAN el duelo contra la tradicional estructura del PRI resultara atractivo.

 

3 punto cero.- Las lecciones que dejara esta contienda serán muchas, el comportamiento ciudadano hacia el partido por el que votara o en su caso por el candidato, de igual manera podremos ver en el tablero del ajedrez político movimientos pragmáticos, donde se pudiera sacrificar una pieza importante a cambio de la estabilidad política, sin lugar a dudas que esta elección les dará suficiente material a los politólogos.

Facebook