gilberto soto

 

Buen día tenga usted, en esta su columna, primeramente, desearles un muy feliz año 2019 el cual este lleno de salud, trabajo y mucho amor son mis sinceros deseos, pero ya entrando en materia, hoy charlaremos de los principales cambios con los cuales vamos a tener que convivir en materia impositiva desde una perspectiva general, no adentrándome mucho en el tema, ya que para cada caso se necesita un espacio individual para su análisis.

 

Primeramente y como ya lo habíamos advertido en columnas pasadas, el día 28 de diciembre se público en el Diario Oficial de la Federación, la Ley de Ingresos de la Federación, en la cual nos ratificaron la intención del Ejecutivo de eliminar la compensación universal, la cual le permitía al contribuyente compensar los saldos a favor de contribuciones contra saldos a cargo que tuviese de otras contribuciones exceptuando el IVA retenido.

 

En segundo caso tenemos que, el pasado 31 de diciembre de 2018, se público en el Diario Oficial de la Federación Decreto de Estímulos Fiscales Región Fronteriza Norte, en el cual se otorgan estímulos fiscales para los municipios que hacen frontera con el País vecino del norte de los Estado de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila de Zaragoza, Nuevo León y Tamaulipas, en materia de Impuesto Sobre la Renta y Impuesto al Valor Agregado.

 

Desde el 01 de septiembre día en que entro en funciones la actual legislatura, se vinieron presentando diferentes propuestas de las diferentes bancadas de los partidos políticos que las integran en referente a disminuir la tasa del ISR al 20% y el IVA al 8%, todas las citadas propuestas coincidían en eso, sin embargo el Ejecutivo haciendo efectiva la facultad que le otorga la fracción III del Articulo 39 del Código Fiscal de la Federación, conceder un estímulo fiscal para estos dos impuestos, los cuales constan en lo siguiente:

 

En materia de ISR, consiste en la aplicación de un crédito fiscal equivalente a la tercera parte del ISR causado en el mismo ejercicio o en los pagos provisionales, contra el ISR causado en el mismo ejercicio fiscal o en los pagos provisionales del mismo ejercicio.

 

En lo que corresponde al IVA, el estímulo establece un crédito fiscal equivalente al 50% de la tasa general del IVA, a las personas físicas o morales, que realicen los actos o actividades de enajenación de bienes, de prestación de servicios independientes y otorgamiento del uso o goce temporal de bienes.

 

Ambos estímulos tienen sus limitantes y sus requisitos para poder ser aplicados por los contribuyentes, por ejemplo, en materia de ISR el estímulo es únicamente para las personas morales que tributan en el Titulo II y aquellas que apliquen el estímulo fiscal opcional de tributa bajo el esquema de flujos de efectivo, esto quiere decir que las personas físicas no pueden aplicar el estimulo, en IVA no se podrá aplicar el estímulo en la enajenación de bienes muebles y de bienes intangibles.

 

Como en un inicio le comenté estimado leedor, cada uno de estos puntos necesita un análisis individual, por lo que en mi próxima entrega estaremos abordando el estímulo fiscal en materia de ISR y así sucesivamente los demás, ya que esperamos que durante el transcurso de este mes se aclaren situaciones que dejaron pendientes para que el Servicio de Administración Tributaria nos despejara mediante reglas de carácter general.

 

CP y MI Gilberto Soto

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter @gilsoto70

Facebook